REPSOL-YPF

De Petrolpedia
Saltar a: navegación, buscar

Historia

Gavaldá (2002) ha recogido parte de la historia de esta empresa. La creación de Repsol se remonta a los años 80, cuando el Estado español integró todos sus dominios petroleros en un solo grupo empresarial, para pocos años más tarde dar lugar a su privatización. En 1981 se creó el Instituto Nacional de Hidrocarburos (INH) en el que se incorporaron las participaciones estatales del sector con la idea de expandir la presencia española a través del mundo. En 1999 poseía 3.440 de las 7.643 gasolineras de España. En 1989 se dio la privatización con una primera Oferta Pública de Venta (OPV) del 26% de las acciones. En 1993 Oferta Global de Acciones de Repsol y en 1995 OPV del 19% del capital, en el mismo año ingresó en Argentina con 66% en Astra. En 1997 culminó el proceso de privatización y comienza a absorber otras compañías como Pluspetrol Energy y Mexpetrol en Argentina, Harding en el Mar del Norte y NC-115 en Libia adquiriendo doce nuevos bloques entre otros en Trinidad y Tobago, Venezuela y Bolivia. Antes de la absorción de YPF, opera en un total de 101.696 km2. Repsol se instala en la Argentina, para adquirir el resto de las acciones de EG3, comprar participaciones en otras refinerías del grupo Soldati y el 49% de las acciones de la refinería de San Lorenzo (Argentina). En 1999 adquiere YPF y pasa a llamarse REPSOL-YPF. Menem (ex presidente de Argentina) vende la empresa estatal, presionado por el déficit fiscal, como parte de su política privatizadora, Repsol se presentó como único oferente. Influencia capital en YPF tuvo el asesino Suárez Masón en el directorio, en los años de la dictadura, con enormes desfalcos millonarios en las licitaciones. YPF, con pozos de gas en Texas y Oklahoma, yacimientos en Venezuela, Perú, Ecuador y una gran cantidad de plataformas marinas en Indonesia; pone en bandeja a Repsol unas reservas probadas de 2.681 millones de barriles equivalentes de petróleo que corresponden al 44% de las reservas de petróleo de Argentina y un 38% de sus reservas de gas natural. REPSOL-YPF vende los pozos de gas en Estados Unidos, y transfiere la propiedad de las áreas de Perú, Ecuador y Venezuela a Repsol de España con perjuicio para la Argentina, pues los impuestos ganados de los beneficios van a España y no a Argentina, que es la que invirtió en los proyectos.

Áreas de trabajo

Repsol-YPF trabaja en exploración y explotación de petróleo, refinamiento y distribución de combustible, transporte y distribución de gas. Además participa indirectamente en proyectos de gran envergadura como el de Camisea, en Perú, donde posee el 66% del capital de Pluspetrol Perú Corporation, empresa concesionaria del proyecto. Actualmente REPSOL-YPF lleva a cabo las siguientes actividades en Ecuador:

  • Exploración y producción en el BLOQUE 16 y en los campos Bogi, Capirón y Tivacuno.
  • Transporte a través del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP), en el que participa como segundo inversionista. Este oleoducto atraviesa varias áreas naturales protegidas y zonas de alto riesgo sísmico, implicando un impacto a la biodiversidad y a recursos indispensables como el agua.
  • Venta y distribución del petróleo a través de 124 estaciones de servicio, siendo la 2° empresa con más estaciones.
  • Gas licuado de petróleo: en el negocio de los gases licuados de petróleo (GLP), Repsol-YPF tiene el 75% de las acciones de Duragás, que posee el 49% del total del mercado de comercialización en el Ecuador con 300.000 toneladas/año.

Repsol en otros países

Repsol-YPF tiene presencia en 28 países con 30.110 trabajadores. Es considerada como la octava compañía mundial por producción (con 1,2 millones de barriles diarios) y por reservas de crudo (con 4.535 millones de barriles) fecha!!!. Sus principales propietarios son los grupos financieros españoles La Caixa y BBVA. Repsol se apropió del petróleo argentino y de toda la infraestructura de YPF a precios irrisorios (alrededor del 10 por ciento de su valor). Repsol YPF desde hace varios años ha sido acusada y demandada en varios países del Viejo Continente y de América Latina por ser la responsable de una serie de daños ecológicos (Mapuexpress, 2004). Una campaña internacional del 2004 ha pedido a los accionistas de Repsol-YPF que vendan su acciones o denuncien sus actividades (Serrano, 2004). Entre las denuncias destacan las que tienen que ver con derechos laborales, abusos económicos en los países, la contaminación y el recurso de la violencia.

En España

Los repartidores de gas butano, en su mayoría inmigrantes, hacen su trabajo de forma gratuita y se ven obligados a vivir de las propinas. En agosto del 2003, por no corregir una acumulación de gases estalla una refinería en Puertollano, Ciudad Real, y mueren 9 trabajadores, por ello fue multada con 1,2 millones de euros. En Perú, en la refinería La Pampilla se despidieron 120 trabajadores y los salarios no aumentaron en cuatro años. Enfrenta problemas de contaminación, en el barrio El Callao, por la refinería, pero en lugar de resolverlos la empresa limpia su imagen con caridad, para lo que utiliza a dos ONG, también españolas, CODESPA y COPRODELI que en 1999 negociaron con Repsol un programa de apoyo sanitario en el barrio de El Callao. Los beneficiarios del proyecto fueron los religiosos del barrio, además ofrece becas de estudio. En octubre del 2000, como Pluspetrol, derramó 5.500 barriles de petróleo desde una lancha en el Río Marañón, en la selva norte peruana, afectando la Reserva Pacaya Samiria y a las poblaciones Cocamas- Cocamillas (Indimedia, 2005). El proyecto Camisea fue licitado en 1999 por la alianza Pluspetrol (66% de la compañía pertenece a Repsol). En la construcción de este proyecto se denunciaron agresiones a las comunidades Machiguengas para que consintieran el otorgamiento de Derechos de Vía, sin tener el tiempo, la información y asesoría adecuadas para su consentimiento (Servicio de Información Indígena, 2002). En este proyecto se afectan pueblos indígenas no contactados, así como la Reserva Nahua y Kugapakori y sitios sagrados como es el cañón Pongo de Mainique, y la Reserva Comunal de Vilcabamba “Pavlik Nikitine”. Adicionalmente, en la ruta hay una gran cantidad de restos arqueológicos que forman parte del patrimonio nacional del Perú y que están afectados (Oilwatch, 2002). Entre las acusaciones están la depredación de bosques, la erosión, los deslaves de tierra y piedras y taponamientos de ríos, la contaminación del agua potable en las comunidades de Poyentimari, Monte Carmelo y Simáa. Se le ha acusado a la empresa de tomar materiales de construcción de las orillas del río Cumpurisato, cerca de la comunidad de Kepashiato para construir una carretera de acceso sin autorización de la comunidad y sin un Estudio de Impacto Ambiental ni plan de mitigación. Durante la construcción se han reportado varios accidentes y muertes de trabajadores y comuneros debido a negligencias en las operaciones (Oilwatch, 2002). A esto se suman problemas de linderos al haber pagado a una parte de los agricultores afectados por el trazado del gasoducto, dejando de pagar a otros con legítimo derecho. Compra de voluntades. Incursiones de agentes de la Iglesia adventista Maranatha a fin de tomar contacto y forzar acuerdos con población Nanti que habitan dentro del bloque 88 (Servicio de Información Indígena, 2002).

En Argentina

El aumento de metales pesados en la sangre de los Mapuches argentinos es resultado del entierro de los desechos de producción de la Repsol, sin ningún tratamiento previo. Asimismo, se demostró signo-sintomatología de intoxicación crónica de hidrocarburos en la población. En el Territorio Mapuche argentino, se cuantificaron 630.000 metros cúbicos de suelo contaminado, valores altísimos de constituyentes peligrosos como el cromo, plomo, arsénico, naftaleno, pireno y compuestos aromáticos en capas de suelo de hasta 6 metros de profundidad. Las aguas están contaminadas en un 50% con valores de metales pesados, hidrocarburos y fenoles que superan los límites legales. En abril del 2002, las comunidades mapuches de Loma de La Lata, en Argentina, demandaron a la empresa Repsol-YPF por 445 millones de dólares en concepto de los daños que sufrieron en su territorio como consecuencia de la explotación hidrocarburífera (Mapuexpress, 2004).

En Colombia

Se instalan bases militares y retenes para controlar los pozos, participando de las masacres paramilitares y amenazas de muerte a los sindicalistas y la empresa presiona dentro del Territorio U’wa, un pueblo que lleva resistiendo más de una década la entrada de las petroleras a su territorio, y que ha amenazado con un suicidio colectivo si el Estado insiste en la entrada de las petroleras, y donde Repsol presiona para entrar.

En Bolivia

Los ríos amazónicos donde pescaba el pueblo Chimane en Bolivia están contaminados debido a la actividad de la multinacional.

Referencias

• Gavaldá, Marc. 2002. La recolonización. Repsol en América Latina: Invasión y resistencias. Ed. Icaria, Barcelona

• Indymedia. 2005. www.peru.indymedia.org

• Mapuexpress. 2004. Empresa petrolera española Repsol YPF enfrenta demandas en todo el mundo http://www.mapuexpress.net/publicaciones/repsol-demandas.htme-mail: mapuche@mapuexpress.net

• Oilwatch. 2002. boletín Resistencia nº 33, oct

• Serrano, Pascual. 2004. Denuncian explotación laboral y contaminación medioambiental de Repsol en los países donde opera. www.pascualserrano.net

• Servicio de Información Indígena. 2002. Proyecto Camisea no cumple estándares del Banco Mundial. www.proyectossostenibles.org