Perenco en Ecuador

De Petrolpedia
Saltar a: navegación, buscar

Contrato para los bloques 7 y 21

Fecha de concesión y tipo de contrato: El 18 de diciembre de 1985 se firmó el contrato de Prestación de Servicios entre BP y la empresa estatal petrolera, entonces CEPE, para el Bloque 7. Con Kerr McGee se firmó un contrato de Participación modificatorio el 23 de marzo del 2000 que es el vigente en la actualidad con Perenco. Los socios de este bloque son Perenco con un 45% de las acciones y operadora, Burlington con 30% y Preussag Energie Internacional con 25%. El 20 de marzo de 1995 se firmó el contrato de Participación entre Petroecuador y Oryx para el bloque 21, en el que participaban también Santa Fe, Sipetrol y Clapsa, aunque la operación del bloque quedó en manos de Oryx junto a la del bloque 7. Hoy es Perenco la Operadora (45%), pero participan Burlington con un 37,5% y Preussag Energie Internacional con 17,5%.

Estudios de Impacto Ambiental:

En julio del 2005 el responsable ambiental de la Prefectura de Orellana, Ing. Delfín Ordóñez, el Comité de Derechos Humanos y Ambientales de Orellana y las comunidades afectadas, denunciaron que la empresa decidiera hacer una planta de refinado de diesel en la Asociación Payamino, cuando en el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) no dice que ésta se va a realizar; que la empresa habla de consultas a las comunidades cuando éstas dicen que jamás fueron consultadas ni nadie apareció a entrevistarles. El EIA prescinde de hablar de las comunidades Corazón del Oriente, Asociación Payamino y Asociación Río Punino que van a ser las afectadas, como además deja de mencionar a la parroquia Paraíso, lo que deja entrever que el EIA no está actualizado, suma información de otros pozos, y la incorpora sin actualizar, los mapas presentados están equivocados en límites y en presencia de comunidades, los niveles de ruido fueron medidos en la noche y sólo por 5 minutos, las muestras de agua fueron solo “una”, y con parámetros inadecuados,... (Ordóñez, 2005) todo ello da muestra del respeto de esta empresa y de su calidad de trabajo. Las comunidades 15 de Abril, Río Punino, Asociación Payamino, y la Comuna Kichwa Corazón del Oriente. En acta firmada el 27 de julio del 2005, decidieron rechazar permanentemente la instalación de la refinería de diesel en territorio de la Asociación Payamino, por cuanto:

• La empresa abrió una oficina para la consulta, pero no avisó de su apertura, ni facilitó la información a la población de lo que se iba a hacer.

• Cuando convocó a las comunidades no llamó a la comunidad indígena (Corazón del Oriente) que va a estar a 40 metros de las instalaciones que se pretendían construir, ni a la comunidad Río Punino, por donde iban a entrar todos los materiales de construcción e iban a ser afectados, lo cual viola la ley.

• El Estudio de Impacto Ambiental elaborado no se correspondía con el que hay que hacer para etapas de ‘Industrialización’, y sólo se ciñó al que corresponde a ‘desarrollo y producción’ que tiene menos requisitos de protección ambiental y social.

• Los efectos descritos en el EIA para la salud dicen que “los efectos de salud causados por el dióxido de azufre y material particulado no son fácilmente separables e incluyen bronquitis, cáncer pulmonar y desordenes respiratorios. Las concentraciones de monóxido de carbono en el ambiente son sólo una parte de los niveles que causan efectos inmediatos contra la salud, pero en pequeños niveles pueden ocasionar ciertos daños en el Sistema Nervioso Central, presumiblemente por la reducción de oxígeno en el cerebro. Las emisiones gaseosas son transportadas por el viento hacia potenciales receptores habitantes del área de influencia indirecta del proyecto” (Perenco, 2005).

• Se reconoce el riesgo de incendios, explosiones, fugas, derrames,… que el relacionador Alexis Guerrero, califica como que “son los riesgos de toda actividad petrolera”.

• Sin embargo la situación más grave es cuando la empresa define que dentro de los riesgos sociales de la zona se encuentra “la presencia de grupos subversivos, paralización de actividades por parte de los pobladores de la zona del proyecto y vandalismo”, en claro señalamiento contra los líderes para poder militarizar la zona y justificar los acuerdos firmados con las Fuerzas Armadas.

Consulta previa

Sin consulta de ningún tipo el Estado, para la construcción del Oleoducto Yuralpa – Puerto Napo, decidió expropiar 61,5 km2 de 19 comunas indígenas y lo hizo a través de un decreto publicado el 24 de junio del 2003 en el Registro Oficial. Las supuestas consultas no lo son, caen en la imprecisión de ser sólo espacios de comunicación a las comunidades de lo que les va a pasar, pero no pueden negarse a la obra.

Convenios con las comunidades

Los convenios de la empresa dependen de sus interlocutores. No establecen el mismo convenio con una fundación norteamericana como es el caso de Jatun Sacha, a la que sólo le expropia tierra para enterrar en ella un oleoducto, que con las comunidades de colonos donde construyen pozos que chorrean petróleo y contaminan las aguas, o en las comunas indígenas donde quieren construir hasta una refinería de diesel con unos niveles de impacto enormes sobre la salud y el ambiente. A los norteamericanos estarán dispuestos a pagarles más que a los indígenas en una muestra de humillación y racismo que negarán siempre, pero los convenios no engañan: La Fundación norteamericana Jatun Sacha, representada por su director Mike McColm, aceptó la servidumbre voluntaria de tránsito del oleoducto Yuralpa-Puerto Napo y autorizó a Perenco, sus contratistas y subcontratistas, a la ocupación inmediata de la franjas de terrenos para la construcción del oleoducto, la Fundación recibió una compensación consistente en:

􀂾 4 centros de educación virtuales en comunidades seleccionadas: construcción de las aulas con servicios básicos de luz, agua e higiénicos, el equipamiento de las aulas con sistemas independientes de computación, la utilización del sistema de fibra óptica de Perenco para la conexión a dos telepuertos o estación satelital que estarán ubicados uno en la estación de Yuralpa y el segundo en la Estación biológica de Jatun Sacha. Adicionalmente, Perenco proporcionará el enlace satelital vía fibra óptica a la estación Jatun Sacha.

􀂾 Perenco asignará la cantidad ANUAL de US$70.000,00 (SETENTA MIL DÓLARES AMERICANOS), que serán administrados por la Fundación Jatun Sacha, mientras tenga vigencia el Contrato de Participación, para cubrir los gastos de funcionamiento y mantenimiento de los mencionados centros educativos virtuales. Estos gastos incluirán: alquiler mensual de la banda satelital, pago de profesor(es), software, capacitación en general, reparaciones del equipo instalado, etc. En caso de que los gastos de funcionamiento y mantenimiento fueran, en un determinado año, menores a US$70.000,00, el saldo se acumulará con los otros valores anuales para cubrir gastos futuros por este concepto.

􀂾 En caso de que por cualquier motivo, Perenco terminare sus operaciones antes del vencimiento del plazo del Contrato suscrito con el Estado, entregará una cantidad única y total que podría obtenerse de multiplicar el monto anual acordado por el tiempo que hubiere faltado para completar el plazo previsto.

􀂾 En caso de que Perenco cediere, transfiriere, entregare o de cualquier forma sea sustituida en las operaciones del bloque 21, la compañía subsidiaria, cesionaria o sucesora en sus derechos, debería estar obligada a mantener y respetar los términos de este Convenio. Para el efecto, en el contrato que Perenco hiciere entrega de sus derechos deberá hacer constar la obligación de la compañía sucesora de respetar este Acuerdo. En caso de que no apareciere estipulada esta obligación entre Perenco y la nueva compañía sucesora en sus derechos, la Fundación debería tener el derecho a mantener en su beneficio todos los valores o montos que hubiere recibido de Perenco y a reclamar en calidad de sanción (cláusula penal) a Perenco la cantidad que resulte de multiplicar el monto establecido, por el doble de tiempo que hubiere faltado para completar el plazo.

􀂾 Perenco se compromete a que el oleoducto no pase a menos de 30 metros de las construcciones y a contratar un seguro en caso de accidente para las indemnizaciones.

Si comparamos este convenio con los que la empresa firma con los campesinos no se podrá ocultar el desprecio que la empresa siente hacia ellos:

• En enero del 2004, en la comunidad Sol Naciente, Perenco ubicó un tanque de petróleo de 8.000 galones de combustible dentro del área escolar, a unos 6 metros de una de las aulas. Cuando dos meses después la empresa contratista pretendía retirarlo, por las protestas de los padres de familia, produjo un derrame dentro de la escuela, contaminando la tierra, el pozo de agua y un estero. Para remediar se firmó un convenio (4 meses después) en el que la empresa se comprometía a dotar con agua a la escuela, construir un comedor escolar y una indemnización de 10 dólares por cada metro cuadrado afectado (Geotelec, 2004). Pero no se habló de limpieza de la zona.

• En octubre del 2003, en la Asociación Payamino, con el compromiso de abrir el pozo Coca 19, Perenco se comprometió en pagar 2.000 dólares para materiales del botiquín y medicinas comunitarias, útiles escolares por dos años, construcción de un comedor escolar y sus implementos, escritorio para el profesor, aguinaldo navideño, una computadora, apoyo para proyectos productivos, piscícolas y agropecuarios, una malla para el cerramiento de la escuela, y trabajo para la comunidad, así como talleres cada 6 meses sobre protección ambiental (Convenio, 2003). Sin embargo, hasta mediados del 2005 sólo han entregado caramelos en navidad y un computador que no funciona.

• En septiembre del 2004 y con el objeto de que la comunidad de Flor de Manduro permita las operaciones de exploración y nuevos pozos, Perenco firmó un convenio en el que se compromete a: Abrir pozos de agua que estén en buenas condiciones para el consumo en varios lugares de la comunidad; construir una casa comunal, preparar a un promotor de salud, dotar con 2000 dólares en medicinas, construir una letrina, y dotar con 7.000 dólares anuales (por 3 años) para semillas; entregará útiles escolares y pagará una beca mensual para un promotor de monitoreo ambiental. Todo ello para que la comunidad permita las operaciones hasta el año 2007 y con el compromiso de que “evitará cualquier tipo de intervención extraña a la comunidad que trate de desestabilizar las buenas relaciones que se mantienen entre las partes” (Perenco, 2004).

Pero el trato a los indígenas es más degradante. A ellos no sólo desconoció sus derechos sino que en la actualidad amenaza con instalar en sus tierras una refinería de diesel.

• Los convenios firmados por Oryx en el campo Jaguar dieron como resultado la construcción de una escuela, con dos letrinas, una cancha de básquet y otra de fútbol. Cuando la empresa dijo de hacer un nuevo convenio para compensar por la construcción de una antena para las transmisiones de la empresa en el territorio de la escuela, se plantearon nuevas obras de ‘compensación’, pero tras la denuncia por los derrames que hizo la comunidad de Manguilla, la empresa dijo que no iba a compensar más (Red de Monitoreo, 1997). La empresa requiere sumisión completa a sus designios.

• En la comunidad indígena de Campo Alegre de Yutsuyacu, en el 2002, Perenco firmó convenios para el paso de la sísmica por 50 láminas de duratecho, clavos, tanques de agua y un día de tractor para rasar la tierra y poder construir una casa.

• En el 2003 las familias Grefa y Alvarado denunciaron a Perenco que después de 3 años de un derrame de químicos en el pozo Lobo 3 la empresa se comprometió a construir una cancha deportiva (cumplió) y una instalación de agua que nunca funcionó. En abril del 2003 un nuevo derrame de crudo por rotura de tubería, acabó con las fuentes de agua de la familia, y con la pesca, pues acabó con todo ser vivo del Río Pequeño que drena al Río Grande y de ahí al Río Napo. Las familias exigieron la limpieza del lugar y un sistema de agua que abasteciera a las dos familias. En mayo del 2003, la empresa firmó un convenio con la familia Grefa en el que acusa que el derrame es por haber sido víctima de un atentado y entrega a la familia seis rollos de alambre de púas, cinco volquetas de materiales, 34 planchas de duratecho y varillas de hierro para la construcción de una casa.

• Para construir la refinería de diesel, ni siquiera invitan a la principal comunidad afectada a participar en la reunión donde se discutirá el proyecto.

Relacionadores comunitarios

Todos los que han trabajado para las diferentes empresas han mantenido la misma actitud de desprecio hacia la población. Ingenieros como los señores Baquero (Oryx) y Tufiño (contratista Philips) se burlaron en reiteradas ocasiones de las afectaciones de los campesinos y les amenazaron con el ejército; Edgar Gudiño ha advertido en reuniones comunitarias que “no remediará, indemnizará ni compensará comunidades por derrames ya que éstos son provocados por la misma gente con el afán de sacar plata a la compañía”; el Sr. Miguel Vivas, quien trabajó para Oryx, Kerr McGee y Perenco, así como el Sr. Armando García (Oryx) ofrecían regalos a los dirigentes para comprarlos y trataron de ‘burros’ a la población “por no entender lo que ellos querían decir”; hicieron convenios para engañar a los campesinos. Otros como el Sr. Alexis Guerrero (quien trabajó para Oryx y ahora para Perenco), negó trabajo para los jóvenes, y la Sra. Catalina Moreno (Kerr McGee) engañó al campesino Cumbicus de que iban a limpiar su finca e indemnizarlo, cuando sólo taparon las evidencias de la contaminación; De igual manera el Sr. Patricio Tinajero (Kerr McGee, Perenco), rompió los portones de entrada a la finca de este campesino y se hizo acompañar de la policía para el allanamiento; en otra ocasión este relacionador manifestó que “miembros de la Red Ángel Shingre, sin previo consentimiento de la compañía, están ingresando a las comunidades a realizar monitoreos ambientales y han dañado una cerca propiedad de la compañía a fin de sabotear o hacer algo contra los bienes privados de la empresa”. No importa el daño que hace la empresa a los campesinos, quien paga al ejército manda y la estrategia es criminalizar a todo el que se oponga. Pero queda claro que la relación de todas estas empresas con las comunidades es a través de relaciones de imposición, engaños y desprecios.


Referencias

Título: Atlas Amazónico del Ecuador: Agresiones y resistencias. Subtítulo: Inventario de impactos petroleros. Publicado por: Acción Ecológica, CONAIE.

Primera edición: enero 2006. En: http://www.accionecologica.org/petroleo/reporte-de-monitoreo/604-atlas-amazonico


• Ordóñez,Delfín. 2005. carta a la DINAPA y a la gerencia de Perenco. 26 de julio del2005.


• Perenco.2005. www.perenco.com


• Geotelec.2004. Convenio de Compen sación eindemnización por la afectación ambiental en el área de la escuela 29de Noviembre. 28 de junio.


• Convenio.2003. Convenio de cooperación y compensación entre la comunidad AsociaciónPayamino y la empresaPerenco Ecuador Limited. 23 de octubre.


• Perenco.2004. Acuerdo de cooperación entre Perenco y Flor de Manduro. 15 de septiembre


• Red deMonitoreo. 1997. Informe de Monitoreo. Estación Jaguar. ORYX. 2 de mayo.


• Red deMonitoreo. 1997. Informe de monitoreo de l CampoGacela, Compañía Oryx. 24 de abril.