Fase Maxus

De Petrolpedia
Saltar a: navegación, buscar

El 11 de noviembre de 1991, Conoco anunció su retirada. Otra empresa del consorcio, Maxus Energy Corporation, con un 35% de las acciones, se hizo cargo de la operación. La Empresa Maxus también venía precedida de un pasado tóxico inquietante. “Hasta 1987, Maxus se llamaba Diamond Shamrock Corporation (DSC). La compañía se dedicaba a refinamiento, exploración, comercialización y producción de petróleo. Por problemas internos, la compañía se dividió en Maxus, que se dedica a producción y exploración y Diamond Shamrock a refinar y comercializar (...).

Shamrock produjo entre 1951- 1969 el ‘agente naranja’, herbicida usado como arma química durante la guerra del Vietnam. “A pesar de que en 1957 la compañía alemana Boehringer les advirtió que la forma de producción del agente naranja era peligrosa, en su proceso usaron un compuesto químico muy contaminante, dioxinas, que fue arrojado por 18 años al río Passaic. Por muchos años, la Maxus se negó a limpiar el río” (Acción Ecológica, 1995).

Miles de “veteranos de la guerra de Vietnam han denunciado que tanto ellos como su descendencia están sufriendo trastornos genéticos, cánceres y enfermedades de la piel debido a su contacto con el agente naranja” (Amazonía por la vida), y cientos de miles de malformaciones en Vietnam.

Estrategias económicas de Maxus

Las irregularidades contractuales en el Bloque 16 comienzan con la cesión de los campos Bogui y Capirón, hasta entonces de propiedad estatal y que contaban con reservas probadas de 25 millones de barriles. Empresa Maxus firmó un “Convenio Operacional de Explotación Unificada de los Campos Bogui y Capirón”, esta figura de “área unificada” no existía en la legislación ecuatoriana, y le permitió a Empresa Maxus concentrarse en la explotación de los dos campos dejando de lado la explotación del bloque 16.

Este hecho hizo que Empresa Maxus no cumpla con el 15% de utilidad asegurada con el Estado. La rentabilidad del Estado ecuatoriano en este Bloque era cero, mientras que Maxus tenía 7% más de rentabilidad añadida. A estas irregularidades se añaden que el 21 de abril de 1992 Empresa Maxus firmó con el Estado un “Contrato de Servicios Específicos para el Desarrollo y la Producción en el Campo Tivacuno”.

En la legislación ecuatoriana: existía el contrato de servicios, pero no el de servicios específicos, de manera que Empresa Maxus se hacía cargo sólo de determinados servicios en el campo Tivacuno, mientras que la financiación y la puesta en práctica del resto de servicios estaban a cargo del Estado Ecuatoriano (Narváez, 1996).

De esta manera se explica la inesperada rentabilidad del Bloque 16: Maxus negoció que el Estado le “cediera” otros campos a cambio de una explotación muy costosa en términos económicos, pero sobre todo sociales, del Bloque 16.

Estos hechos fraudulentos fueron investigados en mayo de 1995 por una comisión específica, que demostró que la rentabilidad de Empresa Maxus suponía una inmensa carga económica para el Estado Ecuatoriano y que la contratación y explotación del Bloque 16 eran fraudulentas.

Tipos de agresiones de Maxus

Como muestra del desprecio ambiental de la empresa se pudo demostrar:

• La utilización de ripios tóxicos en la construcción de la carretera del Parque Nacional Yasuní y Territorio Waorani.

• Que el oleoducto tenía una única válvula en 80Km. lo que haría enorme cualquier derrame.

• Que se habían realizado 2 rellenos sanitarios dentro del Parque Nacional Yasuní y Reserva Biológica Limoncocha.

• Que derramaron 300 quintales de químicos tóxicos en el Río Napo.

• El derrame de petróleo en los pozos AMO- 2 y BOGI a4.

• El derrame de 900 – 1000 barriles de petróleo y aguas de producción con metales pesados y sales, y otro derrame de petróleo fue reportado en Limoncocha.

• Que se removieron 45 millones de m3 de arcillas rojas que se colocaron en los esteros y provocaron taludes de hasta 20m.

• Que en la construcción de la carretera se depositaban 300 volquetas diarias de ripio del Río Aguarico, cambiando el curso del río y que 540 esteros se habían visto afectados por la carretera, además de que en algunos de ellos se habían depositado fluidos tóxicos. Se destruyeron aproximadamente 30 saladeros necesarios para la reproducción y alimentación de especies, además de las denuncias por contaminación acústica debido a las obras de la carretera.

• Que los empleados de las subcontratistas sacaban madera del parque para construcción de carretera y de los campamentos.

• Que la construcción de la carretera es, dentro de la historia ambiental de Empresa Maxus, la peor prueba en contra de la petrolera. En 1992 firmaron un “primer convenio entre Maxus y tres supuestos representantes Waorani para permitir la construcción de la carretera a cambio de unas escuelas, generadores y gasolina, dos motores fuera de borda y programas de salud” (Gavaldá, 2002). No fue hasta diciembre de 1992 que el gobierno ecuatoriano aprobó la construcción de la carretera, pero por aquel entonces ésta ya estaba en construcción a pesar de las protestas del Pueblo Waorani y de grupos ambientalistas ecuatorianos.

• El ancho de vía quedó en 52,35 m. en lugar de los 25 m. pactados con las autoridades ambientales • Que la Vía Maxus de 180 Km. fue construida por la subcontratista Andrade Gutiérrez, empresa brasileña de pésimo historial ambiental en la construcción de carreteras en bosque tropical y que fue sancionada e impedida de realizar contratos con el Estado brasileño por corrupción a funcionarios estatales.

• Que la empresa Andrade Gutiérrez provocó un brote de cólera entre los trabajadores de Pompeya, debido a las malas condiciones higiénicas de la alimentación.

• Los taludes fueron revegetados con especies de pastos asiáticos y africanos (Bracharia decumbens y Desmodium sp.) óptimos para la ganadería y considerados como extremadamente agresivos con la vegetación natural, pues compiten con ella e impiden la regeneración natural del bosque.

• En los primeros 5 Km. de la carretera de Maxus se encontraron 6 sitios arqueológicos. Para contrarrestar estos impactos “en 1994, La Empresa Maxus inauguró la Estación Científica Yasuní. Varias instituciones americanas como el Jardín Botánico de Missouri o el Instituto Smithsoniano se han beneficiado de especies de animales y vegetales” (Gavaldá, 2002).

Para poder abrir esta estación científica, Empresa Maxus firmó contratos, con la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Actualmente, sigue existiendo esta estación científica, que no ofrece datos de sus actuaciones en el Parque y que no es crítica ante el manejo del Parque Nacional Yasuní.

La resistencia

Cuando Empresa Maxus entra al Territorio Waorani en 1991, este pueblo había presentado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos una petición de ayuda para que se pudiera delimitar y legalizar su territorio, pero también exigiendo la salida de las petroleras del mismo por ser las actividades extractivas hidrocarburíferas contrarias a su cultura y forma de vida.

En octubre de 1992, un grupo de 150 Waorani marcharon a Quito para presentar su rechazo a la construcción de la carretera y a la presencia de la empresa Maxus. Para enfrentar la resistencia Waorani, Empresa Maxus establece un sistema de relaciones comunitarias que culmina con la firma del “Acuerdo de amistad, respeto y ayuda mutua entre el pueblo Waorani y la compañía Maxus” en 1993, que consistía en un Plan Integral de Relaciones Comunitarias, rechazado por los ancianos Waorani” (Gavaldá, 2002). Este acuerdo fue firmado en inglés.

La petrolera, con sus antropólogos, modificó los canales tradicionales de toma de decisiones. La autoridad ya no la detentaban los ancianos, a quienes por experiencia se les adjudica la mayor sabiduría, sino hombres jóvenes, más susceptibles de caer al mundo del consumo y, por lo tanto, más fáciles de cooptar mediante bienes materiales o puestos de poder local.

La introducción de la hepatitis B y D así como los altos índices de otras enfermedades de transmisión sexual tienen su explicación en la política de los trabajadores petroleros, que James Yost denunció. Cuando Empresa Maxus estaba construyendo la carretera hubo muchas denuncias de trabajadores que decían que para ingresar a las instalaciones la empresa les realizaba un chequeo médico y les daba un fármaco que según ellos servía para que durante el período que estaban laborando en la selva no sintieran deseo sexual, pero nunca se pudo confirmar.

El profundo impacto cultural causado en el Pueblo Waorani es lo que nos lleva a decir que esta empresa destruyó de manera sistemática la cultura, y que son, en buena parte, culpables del etnocidio Waorani. La experiencia de relaciones comunitarias de Empresa Maxus fue tan importante que se consagró el “modelo Maxus” que muchas otras empresas siguieron. Sus autores (Milton Ortega) formaron más tarde la empresa Daimi Services.

Referencias

• Campaña Amazonía por la Vida. 1992. Boletín de prensa (29 enero): Ni Conoco, ni Maxus, dicen los grupos ecológicos.

• Campaña Amazonia por la Vida (1990): Algunos ejemplos de la peligrosidad de la empresa Du Pont.

• Campaña Amazonia por la Vida (1990): Boletín de Prensa del 23 de agosto: Ocupación de las oficinas de la Conoco.

• Campaña Amazonia por la Vida (1990): Nuestra posición frente a la explotación petrolera en el Yasuní. Octubre.

• Campaña Amazonia por la Vida (1991): Conoco se va, Maxus no entrará.

• Campaña Amazonia por la Vida (1992) Acción Urgente para apoyar al pueblo Huaorani, territorio Huaorani y en el Parque Nacional Yasuní.

• Gavaldá, Marc. 2002. La recolonización. Repsol en América Latina: Invasión y resistencias. Ed. Icaria, Barcelona

• Narváez Q, Iván (1996): Huaorani vs Maxus. Poder étnico vs. Poder transnacional. CECS. Quito.