Consulta Previa en bloque 31

De Petrolpedia
Revisión a fecha de 14:55 15 ene 2013; Amanda (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

En el Bloque 31, el sistema de consulta que Petrobrás afirma se realizó, desconoció el sistema de representatividad, e impuso uno occidental es decir una consulta parcial. Se pasó por alto a las autoridades tradicionales. La consulta previa fue “un fiasco, pues las comunidades no sabían de qué se trataba” (Padre José Miguel Goldaraz). La consulta previa en el país es un derecho fundamental reconocido principalmente a los pueblos indígenas en la Constitución de la República del Ecuador en el capítulo de derechos colectivos artículo 84 numeral 5. Sin embargo en diciembre de 2002 el gobierno de Gustavo Noboa aprobó un reglamento para aplicar este derecho el cual es completamente inconstitucional de forma y de fondo: de forma, porque la reglamentación de un derecho fundamental no puede hacérsela bajo un decreto ejecutivo sino con una ley orgánica expedida por el Congreso Nacional y de fondo, pues elimina el derecho de los indígenas a decir NO, y queda la consulta como un espacio vacío donde se le informa a los afectados lo que les va a pasar, pero sin derecho a negarse. A través de este reglamento se siguen violando los derechos de los pueblos indígenas, incluso los garantizados en el Convenio 169 de la OIT.

Durante los meses de noviembre y diciembre del 2003 Petrobrás, a través de la consultora Walsh, realizó el proceso de Consulta previa de ejecución del Estudio de Impacto y Plan de Manejo Ambiental a la comunidad de Chiro Isla para la construcción del muelle en el río Napo, la vía de acceso y campamento base. Por basarse en el cuestionado Reglamento, esta consulta no tomó en cuenta la opinión de la comunidad, se limitó a dar respuestas incompletas a las preguntas de la población. Convenios con las comunidades

La empresa Petrobrás ha firmado convenios con la ONHAE que es la organización que agrupa a las comunidades Wuaorani, para obtener la autorización de este Pueblo indígena para ingresar a operar en su territorio. Petrobrás también ha firmado convenios con cada una de las comunidades Kichwas que ha afectado con sus actividades. Sin embargo las bases de la ONHAE han desconocido estos convenios e incluso han cambiado la dirigencia en la Asamblea del 29 de agosto del 2005

Relacionadores comunitarios

Daimi Services, tristemente conocida por sus gestiones en el Bloque 16 y 23 contra los pueblos Wuaorani y Kichwa de Sarayaku.

Estrategias empleadas para dividir

A pesar de tratarse de una empresa estatal, de un país latinoamericano, Petrobrás actúa con las mismas estrategias de las transnacionales petroleras. Esto es: engaños, ofrecimientos no cumplidos, presión para convencer a las comunidades, amenazas, etc. La empresa firmó un primer convenio con el pueblo Wuaorani por 300.000 dólares. Después de la marcha de los Huaorani, en Julio del 2005, se está negociando otro por el doble de esta cantidad. En agosto del 2004, en un hotel lujoso de la ciudad de Coca, funcionarios de Petrobras realizaron un taller para ejercitar estrategias de convencimiento a los indígenas. El método utilizado en el taller fue la dramatización, los funcionarios se dividieron en dos grupos, un grupo vestidos de petroleros enfrentaban a un grupo vestidos de indígenas (con plumas y lanzas).