Agresiones de empresa petrolera y resistencia de los pueblos en Bloque 62

De Petrolpedia
Saltar a: navegación, buscar

Resistencia a la empresa

Cabe preguntarse por qué después de muchos años de resistencia a la actividad petrolera, el Pueblo Siona cede a la petición de la empresa de entrar en la Reserva del Cuyabeno.

Algunos autores hablan de que tal vez la fuerte aculturación o la dependencia de este pueblo a la actividad turística le generó necesidades que esperaban cubrir pero tal vez una explicación rápida de los sucesos nos permita encontrar otras respuestas.

La entrada a la operación sísmica del Cuyabeno rompe con normas legales y ambientales, quebranta el ordenamiento legal en cuanto a la conservación de estas zonas de reserva y viola la Constitución Política en los artículos 86, el Art. 88 y 23 numeral 6 del mismo cuerpo legal; así como el Principio de Precaución que consta en el Art. 91 de nuestra Norma Suprema y en los principios 3 y 15 de la Declaración de Río de Janeiro sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo que Ecuador suscribió. Sin embargo, en junio del 2002, en el más absoluto silencio, la empresa llega a un acuerdo con dos de las comunidades del pueblo Siona (Puerto Bolívar y Tarapuya) para que se realice la sísmica. El convenio lo firmaron el presidente (William Criollo) y el vicepresidente de la ONISE (Organización de la Nacionalidad Indígena Siona del Ecuador), ambos de Puerto Bolívar y los presidentes y vicepresidentes de Puerto Bolivar y Tarapuya (el presidente de Puerto Bolivar es cuñado de William y la vicepresidenta es la madre de William) también firman dos testigos de honor (el padre y tío de William) y como asesor firma el director del Fondo Ecuatoriano para el Progreso de los Pueblos (FEPP). Sin consultar a dos de las comunidades miembros de la ONISE, Biaña y Orahuaya.

La Ministra del Ambiente Lourdes Luque da la licencia, a escondidas, en noviembre del 2002 y en diciembre oculta a la prensa que ya entregó los permisos. Así, los operadores turísticos se enteran en diciembre, cuando la maquinaria ya está dentro, al mismo tiempo que las dos comunidades no informadas que rechazan la entrada.

Tras las protestas de las dos comunidades y al hacerse público el conflicto interno que creó EnCana en el Pueblo Siona, la empresa procedió a entregarles dinero en efectivo: 1.150 dólares a cada miembro, mayor de 15 años, de todas las comunidades incluidas Biaña y Orahuaya. Esto aplacó la resistencia de las comunidades marginadas inicialmente y dio como resultado la firma de un nuevo convenio a finales de enero con el consenso de todas ellas. Sin embargo no tardaron en llegar las quejas pues el alcohol sigue siendo herramienta de conquista después de más de 500 años de que ésta empezara:

• Las mujeres porque sus maridos se dedicaron a beber y a frecuentar prostíbulos con el dinero entregado por la empresa.

• Por la muerte de un niño de tres años en el choque de dos canoas en el río porque el padre estaba borracho.

• De algunos Siona a quienes les robaron el dinero aprovechando su estado etílico.

• Por el accidente de tránsito con el carro donado por la empresa, que manejaba el hermano del presidente de la ONISE.

• Tras el accidente, el dirigente de la ONISE vendió el carro y se compró una moto con la cual también se chocó.


La sísmica terminó en abril del 2003. Explosionaron cargas de dinamita a escasos metros de las fuentes de agua y lechos de ríos, lo que viola el Reglamento Ambiental, sin embargo los técnicos dijeron que las detonaciones “únicamente causan estrés a la fauna y que eso es pasajero”. El impacto cultural fue tan elevado que antropólogos consultados recomendaron que no se siguiera con las siguientes etapas de explotación.

El impacto en el turismo que acudía a la Reserva de Cuyabeno fue enorme; actividades como el ingreso de cuadrillas de trabajadores, instalación de campamentos, construcción de helipuertos, apertura de trochas, detonacion de dinamita, tuvieron un impacto en la actividad del ecotursimo ya que con las detonaciones se auyentaron los animales y se puso en peligro a algunos que estan en riesgo de extinción. Segun testimonios de los turistas estaban muy molestos porque ellos entraban al Cuyabeno a ver la fauna y no a ver hombres con cascos y overoles por todo lado y cables y maquinaria regada por todas partes. Las turistas también se quejaron que mientras se estaban bañando en el río, los trabajadores petroleros desde los helicópteros las observaban. Uno de los impactos más fuertes fue el ruido que provocaban las operaciones petroleras en todo el área. El uso del mismo río por parte de las petroleras interfería con las canoas de turistas. Todas las agencias turísticas que operaban en el Cuyabeno se quejaron de que el turismo disminuyó enormemente en esa época que fueron aproximadamente 5 meses, incluso un operador turistico tuvo que cambiar de trabajo porque ya no tenía ningún contrato para el Cuyabeno.

En el año 2003 la única comunidad que presentó resistencia ante los trabajos de sísmica de la empresa EnCana fue la Comunidad Rey de los Andes, de población mestiza, que se encuentra ubicada dentro del bloque Tarapoa y limita con la Reserva Faunística Cuyabeno. A pesar de todas las estrategias utilizadas por la empresa, la resistencia de la comunidad no permitió la realización de la prospección sísmica y se denunció intentos de dividir a la comunidad por parte de la compañía petrolera.

LINKS RELACIONADOS

Tipos de resistencia y tipos de agresiones en Bloque 62

Estrategias de la empresa en Bloque 62

Referencias

Título: Atlas Amazónico del Ecuador: Agresiones y resistencias. Subtítulo: Inventario de impactos petroleros. Publicado por: Acción Ecológica, CONAIE.

Primera edición: enero 2006. En: http://www.accionecologica.org/petroleo/reporte-de-monitoreo/604-atlas-amazonico