Agresiones de Perenco y resistencia de los pueblos

De Petrolpedia
Saltar a: navegación, buscar

Problemas ambientales por la operación

En las comunidades afectadas se dice que Perenco utiliza la "tecnología del gato" es decir, echar tierra encima de lo que se ensucia. Cuando se usa esta ‘tecnología’, luego de algunos meses el crudo vuelve a estar donde estaba. En realidad es una estrategia utilizada a todo nivel, consiste en tapar los impactos, tapar la boca a las denuncias, tapar el acceso a la verdad y a la difusión, tapar las protestas, tapar la dignidad hasta llegar a la humillación y tapar la vida de quienes habitan en este sector. Esta es la estrategia que adoptaron todas las empresas en este bloque y que hoy Perenco defiende también.

• En 1988 cuando BP hizo la perforación del pozo Lobo 1, dejaron sacos de sales tóxicas de perforación en la finca del campesino Cumbicus. Cuando el ganado empezó a morirse éste le abrió los intestinos y descubrió los restos de los costales que contenían la sal. Le mataron más de 24 cabezas de ganado. Nunca le indemnizaron. Un avalúo de sus pérdidas realizadas por la FCUNAE (Federación de Comunas Unión de Nativos de la Amazonía Ecuatoriana) las valoró por más de 10.000 dólares. La empresa sólo le expropió y le pagó lo que quiso. De su bolsillo el campesino realizó análisis de laboratorio de suelos y aguas y encontró que las concentraciones de hidrocarburos y metales pesados en ambos estaban comprometiendo la salud de la familia (Acción Ecológica, 1997).

• Oryx, en el campo Jaguar, decía a los campesinos que los fluidos que echaban a los ríos desde la estación no eran contaminantes, que solo se trataba de aguas de lluvia represadas, sin embargo se preocuparon siempre de quitar los rollos de fotos que evidenciaban donde estaban las supuestas “aguas de lluvia”, en piscinas con paredes llenas de crudo y cubiertas con una capa de aceite en superficie.

• En la estación Jaguar los campesinos denunciaron en 1997 que tras la operación petrolera la fertilidad del campo disminuyó y con ella la producción de café y naranjilla. Que el agua que se consumía para beber, cocinar, lavar y bañarse, en época de verano, cuando se secan las vertientes, es la que el río transportaba con todos los desechos industriales. En esos ríos ya no hay vida, no hay peces, y esa agua que en otras ocasiones daba la vida, ahora la quita con enfermedades extrañas, granos imposibles de curar y fiebres persistentes.

• Como producto del derrame de aguas de formación del pozo Lobo 3, el Sr. Humberto Grefa se intoxicó por bañarse en el estero, sufrió de asfixia, ulceraciones en la piel y tuvo de inmediato que ser atendido en un centro de salud; su esposa, la Sra. Laura Sánchez un año después (2001), murió afectada por un cáncer al pulmón, se le detectó meses después del derrame.

• El Sr. Julio Ortiz, capataz durante 7 años de una cuadrilla de trabajadores del campo Gacela y Payamino, con una alta exposición a desechos tóxicos y vertidos de crudo murió por una osteomielitis a los 27 años de edad, sin que la empresa haya indemnizado a su familia.

• Los pobladores refieren la presencia de muchas enfermedades provocadas por la contaminación de las aguas en la zona como dolencias de garganta y estómago, decaimiento de cuerpo, debilidad, infecciones de vías urinarias, de piel y hongos. Igualmente cuentan de pérdidas importantes de cerdos y pollos.

• Flor de Manduro, ubicada en el Km. 12 y medio de la vía Coca – Loreto, está habitada por unas 35 familias. Desde la Estación Gacela se contamina con desechos el Río Laurel el cual desemboca en el Río Manduro Grande y éste a su vez en el río Napo. En el pozo Gacela 2, existían canales naturales con huellas de transportar crudo hacia una laguna que antes había sido piscina de desechos y que fue taponada con tierra. En las orillas de la laguna al remover un poco la tierra salen restos de crudo y tierra y piedras manchadas con él. El pasto que habían sembrado para tapar la contaminación se estaba muriendo. Según los pobladores en ese lugar hubo una explosión del pozo que taponó un estero sin nombre que desemboca en el río Manduro Chico.

• Cuando Oryx presentó una lista de precios para compensar las pérdidas, se dio cuenta que salía muy caro y decidió pagar a todos lo mismo y por lote afectado, pero en algunos lugares la sísmica dejaba el suelo imposible de recuperar (Red de monitoreo, 1997).

• La población ha visto a los tanqueros eliminar las aguas saladas en los ríos y exigir a los campesinos que no digan nada. Era la empresa Dart, contratista de Oryx. En un derrame de crudo ocurrido el 1º de julio de 1998 provocado por un tanquero sobre el Río Manduro Grande, la compañía se contentó con despedir al conductor, aún cuando los pobladores denunciaron que este derrame provocó la muerte de una persona.

• En 1998 una inspección de la Red de Monitoreo (grupo de campesinos y organizaciones que vigilaban la contaminación ambiental) desplazada al campo Gacela pudo comprobar que la Oryx contaminó los 4 esteros que pasan por la finca del Sr. Angamarca y que drenan al río Laurel, pues la empresa enterraba desechos de crudo en fosas cercanas a las orillas de los esteros. De igual manera se denunció que tanqueros con crudo vaciaban todo su contenido en el río Manduro Chico cubriendo los 3kms de este río. Se calcularon más de 100 barriles de desechos de crudo regados donde las comunidades toman el agua. En ese río se bañó una persona de la sierra que visitaba a sus familiares, se llenó de granos y empezó a sentirse mal y viajó a la sierra de regreso donde fallecía días después (Red de Monitoreo, 1998).

• En 1998 la familia Monar denunció que en la comunidad Fuerzas Unidas las líneas sísmicas pasaban por la mitad del recinto poblado y que explosionar estas líneas era un grave riesgo para la población. Los relacionadores comunitarios, para calmar a la población, escribieron cartas con el compromiso de que no iba a pasar nada, garantizaron “la seguridad de la estructura de la casa”. Uno de ellos, el relacionador Vivas, llegó a manifestar que ésta era una práctica cotidiana: “en otras partes pasan por los patios de las casas y no pasa nada” (Red de Monitoreo, 1998). Se encontraron puntos de explosión a 3 metros de los ríos cuando la ley obligaba a más de 15m.

• La Red de Monitoreo denunció (1997) al ministro Baca Carbo que la empresa Oryx era contaminante, había generado importantes impactos con pérdidas materiales y a la salud de los pobladores, a quienes no había indemnizado ni remediado los impactos sufridos.

• La perforación y producción del pozo Lobo 1, en el Km. 5 de la vía los Zorros, trajo graves daños ambientales a la familia Cumbicus, como la contaminación de los suelos y de las aguas que utilizaban los campesinos para su subsistencia, además provocó la muerte de ganado y animales domésticos que ingerían el agua contaminada o los desechos de los químicos que la compañía dejaba abandonados en el sitio de la plataforma. Los potreros que se encontraban cercanos al pozo se dañaron al ser regados por las aguas tóxicas. La familia Cumbicus puso un juicio en el 2000 a la empresa que hasta el 2005 no se resuelve. En el informe pericial quedaron recogidas las huellas de una piscina de crudo de 40 por 20m tapada solo con tierra, y rebosante de crudo después de unos meses; una laguna artificial creada por la incapacidad de la empresa; y unos análisis de hidrocarburos en muestras recogidas encontraron cantidades de Hidrocarburos totales 400 veces superiores a las permitidas por la ley en Ecuador en desechos tóxicos al ambiente y 20.000 veces más que las permitidas en Europa para aguas de consumo humano (en la tabla 4b del Reglamento Ambiental 1215 para Operaciones Hidrocarburíferas emitido por el Ministerio de Energía y Minas el 13 de febrero del 2001, se establece que 0,5mg/l, es la cantidad permitida en los desechos industriales, 50 veces más de lo que la Unión Europea permite en aguas de consumo 0,01mg/l). Las aguas tenían un pH inferior a 6 lo que indica un nivel de acidez en el agua que no permite la vida (Zambrano, 2003).

• En el 2001, cuando salía Kerr McGee, decenas de cartas de campesinos fueron dirigidas al ministro de energía (Pablo Terán) exigiendo justicia a la empresa por la contaminación de las aguas, la muerte de cientos de cabezas de ganado, la destrucción de extensas hectáreas de todo tipo de cultivos, las numerosas enfermedades sufridas en piel, digestivo, respiratorias y pulmonares, el impago de las indemnizaciones acordadas,… que no podían quedar en el silencio impune. Pero la impunidad quedó, el ministro Terán, tampoco en esta ocasión miró al país, y la empresa se publicitaba en su Web como que: “estamos dedicados a llevar nuestros negocios de tal manera que protegemos las comunidades donde vivimos y trabajamos. La salud y seguridad de nuestros empleados, sus familias, nuestros vecinos y las comunidades en las que operamos son las más altas prioridades para nuestra compañía. La seguridad y responsabilidad ambiental son una parte central de nuestro trabajo ambiental”. El texto ilustraba la publicidad de la empresa donde Luke Corbett, director ejecutivo, mantenía una bola del mundo en su mano derecha y tras él aparecía los alegres niños de una escuela en Ecuador.

• En julio del 2002 una inspección en el campo Gacela, en Flor de Manduro descubre que Kerr McGee hizo piscinas de lodos de perforación que no fueron tratados en ningún momento y solo fueron enterrados, taparon vertientes de aguas y los tóxicos salían por nuevos nacederos de agua (Quiñónez, 2002).

• Las 2,5 Ha. que ocupa la estación Gacela son propiedad del Sr. Angamarca a quien nunca le pagaron por ellas. De ahí la contaminación se dispersa por toda la finca y los animales domésticos mueren a pesar de darles tratamiento veterinario (Angamarca, 2002).

• En el 2004 una inspección del Municipio de Orellana encontraba en la finca del Sr. Angamarca (Flor de Manduro) un derrame de crudo procedente de una de las tuberías puestas por Perenco. La empresa pretendió tapar el crudo con aserrín y una limpieza superficial. La inspección comprobó los hechos y como el crudo flotaba en las aguas del río (Baños, 2004).

• En la Plataforma del pozo Jaguar 1, las comunidades de Ayuruno y Sol Naciente denunciaron a Perenco en septiembre del 2004 que eliminaba directamente a los ríos, sin tratamiento alguno, las aguas negras de los campamentos afectando a las familias que vivían río abajo. La inspección ambiental del Municipio de Orellana comprobó la denuncia.

• En el 2005, Perenco contrató a la empresa Geotelec para que se cambiara el curso del río Napo a su paso por Campo Alegre. El resultado fue la destrucción de 2 casas, con cultivos. Un derrame pocos días después acabó contaminando el estero Yutsuyacu, donde la población se abastecía de agua.

• En una inspección realizada por el Consejo Provincial de Orellana el 28 de agosto del 2005 en la comunidad Flor de Manduro, se establece que los valores de Hidrocarburos Totales de todas las muestras de aguas rebasan los límites permitidos por la ley de gestión ambiental y la ley de aguas. Esta agua es consumida por la población que carece de agua limpia. Pero además establece que las muestras de suelo también sobrepasan las cantidades de hidrocarburos permitidas por ley. El informe de la inspección reconoce que a pesar de carecer de agua segura, de tener las tierras dañadas y de no hacer remediación en zonas por derrames Perenco no ha indemnizado a los afectados (Noboa, 2005)

Links Relacionados

El desprecio y la cooptación

La represión


Referencias

Título: Atlas Amazónico del Ecuador: Agresiones y resistencias. Subtítulo: Inventario de impactos petroleros. Publicado por: Acción Ecológica, CONAIE.

Primera edición: enero 2006. En: http://www.accionecologica.org/petroleo/reporte-de-monitoreo/604-atlas-amazonico


• AcciónEcológica. 1997. Informe de Monitoreo. Campo Gacela. ORYX, 27 de mayo.


• AcciónEcológica. 1997. Informe de Monitoreo. Campo Lobo. ORYX. Agosto.


• AcciónEcológica. 1997. Carta Minist ro BacaCarbo. 7 de noviembre.


• Angamarca,Cesar. 1999. Carta al Dr. Marcelo Dávalos, Decano de laFacultad de Ciencias Médicas de la UniversidadCentral del Ecuador. 2 de agosto


• Angamarca,Cesar. 2002. Carta al arquitectoReinaldo Torres, director de la DINAPA. 14 de agosto.


• Angamarca,Cesar y Cevallos, Jorge. 2004. Carta dirigida a DINAPA, Defensoría del Pueblo yMedios de Comunicación.16 de agosto.


• Baños,Marcos. 2004. Inspección por derrame petrolero. Calidad Ambiental Municipio deOrellana. 30/Julio.


• Noboa,Raquel. 2005. Informe de in spección.Jefatura de Calidad Ambien tal. Informea la comunidad Flor de Manduroen la estación Gacela del Bloque 7 de Perenco. 29 de agosto.


• Red deMonitoreo. 1997. Informe de Monitoreo. Estación Jaguar. ORYX. 2 de mayo.


• Red deMonitoreo. 1997. Informe de monitoreo de l CampoGacela, Compañía Oryx. 24 de abril.


• Red deMonitoreo. 1998. Carta al Ing. Manuel Mu ñozSubsecretario de Protección Ambiental MEM. 1 julio.


• Red deMonitoreo. 1998. Informe de inspección. Campo Gacela. Operado por Oryx. 17 deagosto.


• Quiñónez,Guilber. 2002. Informe Inspección11 de julio. Orellana.


• Zambrano,Diocles. 2003. Informe Pericial. 3 de diciembre. Con Anexo de Labsu, informenº3938